EUCARISTÍA DE INICIO DE CURSO

El pasado día 4 de octubre celebramos en el Colegio la Eucaristía de inicio de curso, un año más queríamos empezar todos juntos poniéndonos en la presencia del Señor dándole gracias por nuestra vida y pidiéndole que nos acompañe y nos ayude a vivir este nuevo curso con ganas de aprender, de convivir, de pasárnoslo lo mejor posible.

Al entrar en la iglesia impresionaba ver a tantos y tantos niños y adolescentes, montando cierto barullo, pero contentos y alegres por vivir un momento especial en el cole. Acompañaban todos los profesores del claustro y un nutrido grupo de padres. ¡Qué gozo vivir este acontecimiento todos juntos!, ¡qué gusto contar con ellos!

Los más peques estaban delante, inquietos y alucinados por estar rodeados de tantos niños sentados en un espacio tan grande, ¡no se habían visto en otra igual todavía!

Los niños de los primeros bancos de la izquierda se veían un poco nerviosos, iban a leer en el micrófono durante la celebración y se movían por la tensión que sentían.

A Los que participaban en el coro se les veía risueños, contentos de poder colaborar aportando su voz a la celebración. Todavía no habían podido ensayar mucho porque estamos comenzando, pero tenían interés y ganas de vivir este momento.

El cura que presidía la celebración también era nuevo con lo que todo se percibía con cierta expectativa.

La lectura dialogada del Evangelio y toda la misa se centró en la Parábola de los talentos, una historia que cuenta Jesús a sus discípulos para explicarles cómo es el reino de su Padre Dios.

Toño, el sacerdote, nada más terminar de leer esta historia se bajó del altar y se dirigió a los chavales preguntándoles por sus héroes favoritos, la reacción fue instantánea porque todos conocían un montón… Superman, Batman, Spiderman. Él les hizo caer en la cuenta de que todos esos héroes tenían un poder, una capacidad, algo que les hacía ser y hacer lo que tenían que ser y que esto era una gran responsabilidad para ellos, porque tenían que ayudar a los demás. Luego insistió en recordarnos que ahora que empezamos el curso nosotros tenemos que aprovechar esas capacidades que cada uno hemos recibido y hemos de hacerlas fructificar, como lo hacen nuestros héroes.

Durante el ofertorio, junto al Pan y el Vino, le ofrecimos al Señor nuestra “mochila” llena de ilusiones y compromisos: lápiz, tiritas, goma de borrar…

Y al final, en la acción de gracias le decíamos: “¡Señor! Tú nos has llamado amigos y nos has reunido en este nuevo curso. Tú eres el mejor. Queremos seguirte y hacer que fructifique en nosotros los talentos y las cualidades que nos has dado. Te pedimos que lleguemos al final de este curso con la misma alegría y entusiasmo con el que hemos comenzado”.

UNIVERSIDAD DE PADRES

MULTILINGUISMO

ESCUELA DE MÚSICA

ANTIGUOS ALUMNOS

ACCESO A LA PLATAFORMA

Problemas con AlexiaCONTACTA

TIENDA DEL COLE